24/4/13

El loro

Una señora quería comprar un loro. Va a la tienda de mascotas y el joven que le atiende le comenta que sólo tiene un loro, pero que éste había pertenecido a una señora que tenía un burdel por lo cual su vocabulario no era del mejor, sino lo contrario, era altamente insolente.
A la señora no le importó y dijo que lo educaría nuevamente.

Llega a su casa, destapa la jaula y el loro comienza: "Nueva casa, nueva madame".
La señora suelta una carcajada y espera ansiosa a que sus hijas lleguen de la escuela.
Llegan las chicas y el loro al verlas dice: "Nueva casa, nueva madame, nuevas prostitutas".
Las hijas no pueden contener la risa y esperan a que su padre llegue para que vea al loro.
Llega el papá a la hora de la comida y el loro dice: "Nueva casa, nueva madame, nuevas prostitutas, pero los mismos clientes... ¡Hola Evaristo!".


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sonríe, es la segunda mejor cosa que puedes hacer con tus labios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...