13/2/13

Con un par

Una mujer le está friendo unos huevos para el desayuno a su marido cuando de pronto éste entra en la cocina y dice:
-¡¡Cuidado, cuidadooo!!
¡¡Ponle un poco más de aceite, por Diosss!!
¡¡Estás cocinando demasiados al mismo tiempo!!
¡Demasiados!
¡Dales la vuelta!!
¡Dales la vuelta ahora!!!
¡Necesitamos más aceite, por Dios!!
¡¿Dónde vamos a conseguir más aceite?!
¡¡¡Se van a pegaarr!!!
¡Cuidadooo, cuidadooo, dije cuidadoooooo!!!
¡Nunca me haces caso cuando cocinas, nunca!!!
¡Cuidado, dales la vuelta!!!
¡Rápido!!!
¡Estás loca!!! ¿Perdiste la cabeza?
¡No te olvides de echarles saaalll!!!!
¡Sabes que siempre te olvidas de la sal, usa la sal, USA LA MALDITA SAAAL!

La mujer lo mira con asombro:
-¿Se puede saber qué narices te pasa? ¿Crees que no puedo freír unos simples huevos?

El marido sonríe y contesta calmadamente:
-Sólo quería mostrarte lo que se siente cuando voy conduciendo contigo en el coche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sonríe, es la segunda mejor cosa que puedes hacer con tus labios.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...